martes, 23 de septiembre de 2014

Estás afuera. Estás lejos. Te extraño. ¡Vaya qué te extraño!. Idiota por hacerlo pero ¿qué más da si no puedo evitarlo?. Estás fuera, lejos, embriagándote para aliviar tus penas, desalojando tus dolores, tus mal de amores y no haciéndote cargo de tus problemas. Y yo, yo acá pensando en vos, en cómo sería estar con vos. ¡Cómo me gustaría estar contigo en este instante!. Me encantaría verte llorar o reírte de la vida por los efectos del alcohol mientras tu alma grita con llanto por dentro, mientras tu mente no es más que una mezcla incoherente de la realidad y de las sustancias químicas. Tus ojitos rasgados, tus labios chiquitos y esa locura que llevarás puesta a estas horas. Y ahí, ahí en ese instante me gustaría estar aunque no me veas, no me percibas por estar en otro mundo, en tu mundo. Estar ahí viéndote arruinar de a poco tu estómago para sanar tu corazón. Contemplar tu bella mirada perdida, tu cara desarreglada y tu cuerpo transpirado. Ahí a tu lado cuidándote, estando tranquila y siendo parte de algo en realidad no soy parte. Ahí queriendo permanecer para quererte aunque ese lugar no me lo regales.

08/07/14

"Erase un humano que, por un breve espacio de tiempo, pudo escuchar hablar a los animales. No ha dejado de llorar desde entonces."...